Exposición: Ser, estar y producir. Fotografías de Mila Rodero

expo_ser_estar_producir.jpgDel 11 de Mayo al 25 de Julio de 2006

Mila Rodero (1950) es licenciada en Historia del Arte por la Complutense y Diplomada en Cinematografía por la Universidad de Valladolid. En el año 1987 participa en un taller en el Círculo de Bellas Artes de Madrid con el fotógrafo de Magnum, Marc Riboud, que le lleva a dedicarse profesionalmente a la fotografía sin ninguna pretensión artística. Su participación en muestras colectivas e individuales de fotografía es continua desde el año 1990, compaginando esta actividad con la docencia y las publicaciones.

Se trata de una colección fotográfica producida por el Museo Etnolóxico, que retrata gentes de oficio orensanos, con lo cual se pretende reflexionar sobre la evolución de los oficios hacia su adaptación al mercado capitalista.

Con la exposición se quiere hacer referencia a una serie de oficios que mostraban una forma de vida, de producción y de posicionamiento en la estructura social y que, ahora, cambiaron en su elaboración, significado y adaptación al mercado. Un modo de ser a través de unos conocimientos que formaron parte, seguramente, del proceso de socialización, de estar a través de la propia posición social y de producción especializada para un mercado local y cada vez más global. El cambio a todos los niveles -del rural al urbano, en el modo y relaciones de producción, en las relacións de parentesco y herencia, entre otras- desarrollan la pervivencia de unos y la desaparición de otros. Por este motivo se diferencia entre aquellos que llamamos "Los guardias de la memoria" y los otros que encuadraremos bajo el título de "Recreando la memoria. Nuevas experiencias".

Los guardias de la memoria nos recuerdan que los oficios sirvieron durante un tiempo de actividad complementaria, a veces estacional al trabajo agrario y en la que participaban varios miembros del grupo doméstico, en ocasiones resueltos de manera ambulante, sin faltar aquellos ejercidos de manera continuada .

Por su parte, recreando la memoria nos introduce en actividades que se adaptaron al nuevo mercado a partir de experiencias patrimoniales, conformando así nuevos oficios, productos y clientes, sumergiéndose en el mercado actual a través de nuevas formas de distribución.